11/2/10

Vacas Polo, Raúl

En la biblioteca, bajito, grueso, con el pelo alborotado y una sonrisa de sandía, el poeta. Nos sentamos; una maleta estílo Mary Poppins y un roñoso bingo están junto al salmantino. En primer lugar pensé que el taller sería más aburrido, pero, no fue así, sus palabras son hondas, te hace pensar, reflexionar en la poesía y que ser poeta no significa cantar al amor y vivir en la séptima galaxia. Por cierto, no he acertado ni un número del bingo.

Imaxe e texto de Sara Norat Lores.

Raúl Vacas acudía ayer a nuestro instituto. La verdad me esperaba otro tipo de taller poético, como que iba a ser mas serio. Su forma de querer hacernos pensar poéticamente es muy original, tiene una imaginación desbordante, y lo que más me gustó y aprecié fue que nos hizo sentir a todos igual de importantes, sin destacar uno más que otro, y que cualquier persona, sea quien sea puede escribir poesía perfectamente. Sus poemas me parecen super originales y diferentes a los demás. Ylenia.

Ayer vino a nuestro instituto Raúl Vacas. Hicimos un taller: Poesía de cartón. Cuando entramos, en la mesa había un bingo y una maleta. En el bingo había diez números y en la maleta muchas cosas. Según fueron saliendo los números del bingo nos contaba algo que tenía que ver con la poesía. Con los números que fueron saliendo sorteó uno de sus libros. Por cierto, a mí me tocó un marcapáginas.
No me esperaba que fuera tan divertido, ya que los poetas son la mayoría serios, pero él no. Al final nos leyó un poema y cuando acabó, del libro brotó una mariposa, todos nos quedamos muy sorprendidos. Alberto Sueiro Fernández.

El encuentro con Raúl Vacas me pareció muy interesante y muy formativo; todo tuvo un sentido muy poético y a la vez relacionado con cosas muy cotidianas. Me pareció un hombre que se esforzó por realizar su sueño y al final lo consiguió, por eso intenta convencernos para que hagamos lo mismo.
Si yo tuviera que poner una nota le pondría un 9,5. Diego Cacabelos.

La jornada del otro día fue perfecta, la verdad es que no me esperaba a Raúl Vacas así, me lo imaginaba más serio, que  hablaría sobre su obra y que el taller sería monótono. Pero me sorprendió gratamente, nos atrajo ya sólo con el bingo, ya que todos estábamos atentos al  número que saldría, todo el mundo miraba alternativamente su boleto y las bolitas. Lo que más me gustó fue cuando nos enseñó los casi infinitos recipientes de los poemas. Y también me animó a hacer mis propios poemas en envases curiosos. La verdad, es que, sinceramente, el día, se me quedó corto. Ricardo Rodiño.

Me pareció bastante interesante, como algunos de sus poemas. Me fue raro su aspecto, ya que pensé que sería un hombre mayor y serio, pero resultó divertido. Una de las cosas que más me asombró era que en una cápsula tan pequeña cogiera un gran poema, lo que menos me gustó, no ganar el premio. Yolanda Ucha Bouzada

Me gustó ese tiempo que estuve con él porque me he divertido mucho. Me gustó mucho su forma de leer los poemas porque sabía poner la voz adecuada para cada uno de ellos. José Otero





Grazas!!!

Máis información en ENGÁNCHATE e DIARIO DE LECTURAS

5 comentarios:

Adri dijo...

Raul Vacas no era para nada lo que yo me imaginaba, es muy divertido, hace que escribir poesía parezca facil y ameno. Fue un taller muy divertido y creo que le podemos sacar mucho partido.



Adrián 2ºc

Bibliomanía dijo...

Andrea, envíanos este comentario que achegamos:

El momento que pasamos con Raúl Vacas fue estupendo, me fascinó por completo. La verdad no pensé que fuese tan simpático, amable, extrovertido… Con él, escribir se
me hizo una tarea fácil. Me encantaron las actividades que hizo con nosotros y sobre todo el poema final, pero tuve un pequeño despiste y no ví volar la mariposa. ROSAL VARELA, Andrea

Bibliomanía dijo...

Andrea, envíanos este comentario que achegamos:

El momento que pasamos con Raúl Vacas fue estupendo, me fascinó por completo. La verdad no pensé que fuese tan simpático, amable, extrovertido… Con él, escribir se
me hizo una tarea fácil. Me encantaron las actividades que hizo con nosotros y sobre todo el poema final, pero tuve un pequeño despiste y no ví volar la mariposa. ROSAL VARELA, Andrea

Bibliomanía dijo...

Marta envía un novo comentario:

Sentarse en una silla, a segunda hora de un lunes para escuchar a una persona mayor… no parece muy apetecible. Sin embargo, el caso cambia cuando se trata de una persona con una sonrisa divertida en la cara, con purpurina en los ojos cada vez que te mira… y esa forma de hablar tan entretenida.

Esa persona, la que nos ha hecho pasar un buen rato hasta media mañana, ha sido Raúl Vacas. Con él he conprendido, que no sólo se puede escribir sobre cosas importantes, sino que los mejores temas para un poema o un texto, pueden ser los más mínimos detalles del día a día. También he sonreído escuchando sus anécdotas e historias.

Pero sobre todo, lo que más me ha quedado de todo esto, es una gran pregunta…

Y ES QUE YO TAMPOCO ME EXPLICO ¿ POR QUÉ SONRÍEN LAS SANDÍAS CUANDO LAS CORTAN?. MARTA OTERO

sandra dijo...

El Lunes 8, Raul Vacas estuvo en nuestro instituto, sus poemas ya me gustaban de antes que el estuviera allí,y la verdad es que es un poeta muy simpatico. Además nos enseñó que todos podemos escribir poesía y que esta no es un aburrimiento sino que tiene una cara verdaderamente divertida. Me ha encantado conocerle.


Sandra 2ºB

Se ha producido un error en este gadget.